Niños contra el bullying

El buylling se ha convertido en un verdadero problema a todos los niveles. Un problema que, lejos de suavizarse, parece agravarse pese a todas las medidas que, por fin, comienzan a ponerse en marcha. Y es que siguen apareciendo casi diariamente noticias terribles relacionadas con menores que sufren el acoso de sus compañeros, un acoso que a veces no resisten y acaba provocando decisiones de consecuencias dramáticas. Y lo que se conoce, lo que llega a los medios de comunicación, es solo la punta del iceberg.

Ese es uno de los grandes retos: conseguir que los niños que sufren acoso escolar lo denuncien para que se puedan tomar las medidas adecuadas. Y hay que tener en cuenta que cuando hablamos de bullying no nos referimos solo a una agresión física. Las nuevas tecnologías han facilitado un tipo de acoso mucho más “limpio”, menos evidente, pero tal vez mucho más doloroso en cuanto a que la difusión de esos actos execrables es muy alta.

Conseguir que los niños afectados denuncien es esencial para su protección y para poner en práctica medidas correctoras en esos otros menores que desde temprana edad ya tienen conductas agresivas que más adelante pueden tener consecuencias irreparables.

Las campañas de concienciación son muchas y muy diferentes. Desde la aparición de todo tipo de noticias en medios de comunicación a charlas en colegios e institutos por parte de especialistas.

Pero tal vez nada mejor que otro tipo de actuaciones que comienzan a extenderse y que no son otras que las charlas de niños que han sufrido bullying y que lo han superado. Compartir experiencias, sentimientos, escuchar a alguien que ha pasado por lo mismo y comprobar que se puede salir adelante puede ser una poderosa arma para conseguir romper el silencio que casi siempre envuelve el bullying

Animemos pues a que las víctimas hablen, a que se desahoguen, a que superen el acoso y a que compartan su experiencia. Tal vez sea es la clave del éxito.

Violencia de genero contra el hombre

Es una realidad, silenciosa, oculta, casi vergonzosa. Pero existe y es un hecho. No solo las mujeres sufren por la violencia que sobre ellas ejercen sus compañeros. También ocurre justo lo contrario, hombres que son maltratados por sus parejas. Tal vez sea menos habitual, incluso tiende a ocultarse más por la vergüenza que puede ocasionar y por la humillación. Por supuesto, se trata de casos que raramente se denuncian.

Y es que en este aspecto los hombres están en clara desventaja ¿La razón? La ley no los ampara de la misma manera que a las mujeres víctimas de la violencia ejercida por sus parejas. Y no los ampara igual porque la Ley de Violencia de Género no incluye a los hombres.

Es difícil de entender, aunque tenga una base sociológica. Esa base se asienta sobre la idea de que todavía hoy la sociedad en la que prevalece el poder del hombre, una sociedad patriarcal en la que el punto más débil es la mujer y, de hecho, el número de casos de violencia contra ellas es infinitamente más alto que el contrario.

La ley entiende que la víctima de la violencia de género es la mujer. Y lo entiende así porque la mujer no perpetra agresiones contra el hombre en base únicamente a su sexo, tal vez en defensa propia o por otras circunstancias.

Sin embargo, esta es una cuestión que ha suscitado agrias polémicas. Las voces en contra de esta consideración señalan que no se trata más que de una discriminación, en este caso contra los hombres. Pero quienes está a favor señalan que incluir a los hombres en el concepto de víctima de violencia de género dejaría sin valor la ley porque se juzgaría igual a hombres y mujeres que han cometido un tipo distinto de delito.

Independientemente de lo que diga la ley, la violencia contra los hombres existe, tenga el motivo que tenga, es una realidad. Eso sí, una realidad silenciosa.

Ley contra la violencia de género contra las mujeres

Se aprobó en el año 2004 y, aunque a veces su aplicación resulte insuficiente, sí ha demostrado ser un arma útil en la protección de las mujeres que son víctimas de abusos y malos tratos por parte de sus parejas. Malos tratos físicos y de cualquier otra índole.

Pero si hay algo contra lo que choca la ley una y otra vez es con el miedo a denunciar. En sus primeros 10 años de vigencia más de un millón de mujeres denunciaron malos tratos. Pero otras muchas siguieron callando, tal vez por miedo, tal vez por desconocimiento, e incluso a veces porque ni siquiera se consideran víctimas.

De esta manera, la ley protege a las mujeres que denuncian esos malos tratos, pero es, sin embargo, incapaz de cumplir los preceptos para los que nació, que son la persecución y condena firme de los maltratadores, la protección de las víctimas y, en definitiva, la erradicación de este tipo de violencia.

Y es que mientras haya una sola mujer maltratada que no denuncie no se habrán cumplido los objetivos. Aunque es cierto que la ley supuso un paso de gigante, no es menos cierto que raro es el día en el que los informativos no cuenten algún caso de malos tratos con consecuencias casi siempre dramáticas. Porque puede que los malos tratos los sufran las mujeres, pero las consecuencias las pagan también sus hijos y sus familias.

La ley supuso la creación de juzgados específicos, el endurecimiento de las penas, la implantación de medidas de protección a las víctimas y de asistencia legal y psicológica. Sin embargo, hay quien plantea ya la necesidad de algún tipo de actuación para conseguir corregir aspectos en los que la ley falla, como es el caso de la mala aplicación de las órdenes de alejamiento, la falta de recursos para prestar la protección adecuada a las víctimas e incluso las interpretaciones que de la ley se pueden hacer y que en ocasiones dan lugar a equívocos o situaciones de inseguridad jurídica.

El papel de la mujer en la religion II

La sociedad musulmana, “acepta” el maltrato a la mujer, porque el mismo Corán, así lo estipula, dejando los derechos humanos de estas mujeres sean violentados, en todas sus manifestaciones, ya que la mujer se considera de “la propiedad”, de sus esposos, sus intereses y opiniones, valen la mitad, de lo que valen las opiniones de los hombres, y ni que de hablar de sus intereses, todo esto lo aprueba el Corán, y ninguna mujer musulmana tendrá ni tiene el valor de revelarse ate estas injusticias.

Hablar del maltrato de la mujer y lo que dice el Corán, es un tema bastante incomodo, sobre todo para las mujeres musulmanas que tendrán que acatar las letras del Corán, al pie de la letra, es injusto muchas veces, pero ese pueblo se manifiesta al cien por ciento dentro de sus creencias religiosas.

El Corán acepta que la mujer sea respetada, si esta mujer fuera merecedora de esto como esposa, pero en el mismo Corán, se acepta que el hombre musulmán, podrá tener as de una esposa, además de esclavas, sexuales, con o sin el conocimiento y aprobación de sus mujeres, las mujeres no tienen ni voz ni voto, dentro de la sociedad musulmana, ya que se consideran punto menos que nada.

Las mujeres musulmanas, son rechazadas, desde el mismo nacimiento, ya que siempre se prefiere tener un hijo varón que una niña, es por eso que desde la misma concepción, la mujer musulmana, ejerce violencia, para los hombres musulmanes, las mujeres no valen nada.

El Corán describe, que si una esposa, dejara la obediencia, y se revelara, el esposo, musulmán, tiene el derecho y un tanto de obligación, de tratar de arreglar ese problema, hablando con su esposa, tratando de enmendarla hacia las buenas costumbres, y si eso no surtiera efecto en ella, tiene el hombre, el derecho total, de dejarla sola en el lecho, hasta que ella, sumisa, enmendara sus pensamientos y decisiones, solo a favor de sus esposos, y si aun con esta par de medidas, un tanto mal enfocadas e injustas, tienen el derecho, según el Corán, a golpear sus esposas, en una medida poco notoria, y nunca en la cara, sin embargo, la violencia ejercida en contra de estas mujeres, sobrepasan los límites, pues inclusive, han sido expuestas, y lapidadas, por los “errores”, que determinen sus esposos siempre aprobadas por el Corán.

El papel de la mujer en la religion I

Este tema referente al maltrato que puede difundir la Biblia, en contra de la mujer, podría interpretarse de una manera equivocada, y cada quien podrá sacar sus propias conclusiones, la Biblia como tal solamente expresa algunas acotaciones, y ya es cada quien que emite sus propias conclusiones.

Se escribe ella Biblia que la mujer deberá de ser sumisa ante su esposo, y acompañarle y obedecerle, sin embargo en ningún momento se refiere a que las esposas deben de ser maltratadas, de ninguna manera, la mujer siempre se aprecia, en la Biblia, como obediente y sumisa, pero es ahí donde entramos en contradicción, ya que el mismo Padre, le confiere a Eva, presentar más dolor en sus partos, y ser castigada, como desobediencia, a las recomendaciones que el Padre le da a Eva.

Esta es una situación de controversia, ¿Dios quiere que la mujer sea violentada?, la Biblia, está llena de estos ejemplos, un tanto misóginos, pero repito, cada quien podrá interpretar todo esto, como mejor le parezca, si, la Biblia, se supone, es el amor representado en líneas que Dios profesa a sus hijos, ¿por qué sería un escrito misógino, entonces?

Entendamos, como dice Pablo, que las esposas tengan la inducción de sus esposos, y sean sujetas a sus esposos, así como sus esposos están sujetos a Cristo, estas líneas pueden interpretarse como violentas, ya que ninguna mujer, puede estar al servicio de sus esposos, esta interpretación en lo personal, se refiere, a que las mujeres se mantengan en unión con sus esposos, de común acuerdo, realizar tareas y obligaciones, que un matrimonio, les competen a ambos, pero no a las “ordenes de los maridos”

La Biblia, dice en demasiadas ocasiones, cosas como esta, pero no deberá de interpretarse de la manera agresiva, con la que podamos entenderla, la Biblia tiene que estudiarse, y comprenderla, de manera, que sí, los afectos sean enormes, pero cada quien con su cada pensar.

La Biblia, no pretende que a ninguna mujer se le violente o abuse, sin embargo, es responsabilidad de cada ser humano, interpretar de una manera parcial y correcta, todo lo que se lee en la Biblia.

Violencia contra la mujer en la historia

Desgraciadamente, la violencia en contra de la mujer, siempre ha estado latente, desde tiempos, ancestrales, y ha formado parte inclusive de una cultura, de desigualdad, hacia la mujer, existen demasiados tipos de violencia contra la mujer, desde siempre, desarrollándose esta violencia, casi siempre, desde sus propios hogares, expuestas a un esposo violento o misógino en la mayor de las veces, sin que este problema pueda erradicarse por completo, y haciendo víctimas a demasiadas mujeres a través, de la historia.

violeExisten culturas sociales, en diferentes partes del mundo, donde a la mujer se le considera, solamente, criadora de los hijos, sin tener ningún tipo de valor humano, como persona, o hay otras culturas, donde las mujeres no pueden ejercer derechos básicos, como, la libre expresión, o la libertad al voto, e inclusive, son mutiladas físicamente, para no poder tener el derecho básico de cualquier mujer, a conservar todos sus miembros, sexuales, como en otras partes del mundo.

Este tema tan ríspido, es un gran tema sobre derechos humanos, y de salud, ya que al ser violentada cualquier mujer el mundo, se disparan las anomalías de los sistemas de gobierno ya sea en el tema de salud (los gobiernos emplean demasiados recursos, en las readaptaciones físicas y psicológicas de estas mujeres lastimadas, y violentadas), y además en el tema de derechos humanos, se estima que 1 de cada 5 mujeres, son víctimas de violencia en el mundo.

Es inadmisible, que cualquier mujer sea violentada en cualquiera de sus manifestaciones, verbalmente, sexualmente, psicológicamente, inclusive, laboralmente, presentado muchas veces  feminicidios, que conllevan a la desintegración familiar, (hijos, huérfanos, o con perfiles violentos y de desadaptación social), por precisamente, esta anomalía social.

Con el paso de la historia, las mujeres se han manifestado en contra de toda esta violencia, realizando manifestaciones, declarando días de la no violencia en contra de la mujer, (días naranjas, en algunos países), exigiendo a sus gobiernos, se tenga a bien, emplear sanciones considerables, para todo aquel, que las llegue a violentar en algún momento de su vida.

La violencia de género, está considerada,  como la menos percibida, muchas mujeres ante el temor de ser mayormente agredidas, no denuncian, soportando toda esta violencia en sus propios hogares, donde se supondría, debería de ser el lugar más seguro para todas ellas.

Violencia contra niños en colegios

stop bullyingDesafortunadamente, cada día se presentan muchos casos de violencia contra niños y niñas en diferentes colegios de todo el mundo, este es un problema que ha crecido desmesuradamente y sin control en todos los colegios, ya sea la violencia entre niños y niñas, o de maestros, o personal escolar en contra de niños.

Existen demasiados tipos de violencia, desde el llamado Bullying, hasta, lamentablemente, la violencia sexual.

La violencia entre estudiantes de un mismo colegio, se debe principalmente en abusar del chico, que pudiese parecer débil o indefenso, por parte, de estudiantes con un carácter autoritario o abusivo, este maltrato principalmente se basa en abuso de poder hacia el más indefenso, representado en insultos, poner sobrenombres, golpes, e inclusive, se ha conocido que la agresión llega tan lejos, que se han presentado casos de asesinatos hacia un compañero, por parte de un grupo de chicos abusadores.

Los chicos abusados o violentados por sus compañeros Electricistas Madrid, no siempre se defienden ni hablan de sus conflictos con sus padres o maestros, y es entonces cuando se ignora la magnitud de esta violencia generada.

En cambio los chicos abusadores, siempre son niños con problemas de conducta desde su más tierna infancia, ya sea que a su vez fueron violentados o abusados por sus padres, uno de ellos, o cualquier otro familiar, algún vecino, y requieren tanto de atención especializada y profesional como lo requieren los mismos niños abusados.

En los colegios se presentan de igual forma, la violencia entre maestros o personal académico hacia los niños, presentándose este abuso con mayor frecuencia, entre niños Cerrajeros Castellon, que son por mucho los más indefensos, y más fáciles, de violentar, estas agresiones, se presentan de muchas maneras diferentes, entre ellas, la violencia sexual, donde es inmediatamente imperceptible, aprovechando que estos infantes, pueden ser más callados o tímidos, sus abusadores, aprovechan están situaciones, para lograr la violencia sexual, en contra de los niños.

La violencia hacia los niños, está pensada en muchos países del mundo, lastimosamente, existen aún algunos colegios donde aun percatándose de la violencia, no toman medidas, para erradicarla, no permitamos la violencia entre nuestros niños, estemos pendientes y atentos de su comportamiento, diario, así, sabremos si algo anda mal.

EL FEMINISMO EN 2016

Hoy en día la palabra ‘feminismo’ está en boca de todos, pero, ¿cuándo se usa de forma correcta y cuándo se abusa de ella o se tergiversa ésta?

El ‘feminismo’ no es ni  más ni menos que la búsqueda de la igualdad en derechos y aceptaciones sociales de la mujer frente al hombre en un mundo mayoritariamente patriarcal. Y hablamos de igualdad, no de supremacía femenina, pero actualmente el desconocimiento del significado de este término lleva a confusiones bastante graves respecto a un movimiento apoyado tanto por mujeres como por hombres, un movimiento que todos deberíamos apoyar.

La violencia de género es un problema social con consecuencias aterradoras, y la mayor parte de los casos provienen de un machismo derivado de unas costumbres o pensamientos asentados desde hace muchos años sin fundamento alguno. Tenemos que darnos cuenta de que el mundo evoluciona poco a poco y nosotros tenemos que hacerlo con él, tanto económica, como política, como socialmente.

Las reivindicaciones de los colectivos feministas defienden la igualdad de la mujer y el hombre en todos los ámbitos de la sociedad, tanto en el trabajo, como en la familia, como en la evolución de un país a fin de cuentas. Lo que no tenemos que hacer es confundir dicho término con los pequeños grupos que han surgido en los últimos tiempos abogando por una superioridad de la mujer, los que hay que apartar de esta idea al igual que debemos rechazar los machismos y micromachismos latentes de una manera muy activa en nuestra vida diaria.

Parece que le tenemos miedo a una palabra que nada tiene que ver con los tintes radicales de los que se la ha teñido en muchos casos, ya que al fin y al cabo hombres y mujeres no somos más que personas, por lo que derechos y obligaciones deberían ser iguales para ambos sexos.

Superemos el pasado y construyamos una sociedad acorde a nuestro tiempo.