EL FEMINISMO EN 2016

Hoy en día la palabra ‘feminismo’ está en boca de todos, pero, ¿cuándo se usa de forma correcta y cuándo se abusa de ella o se tergiversa ésta?

El ‘feminismo’ no es ni  más ni menos que la búsqueda de la igualdad en derechos y aceptaciones sociales de la mujer frente al hombre en un mundo mayoritariamente patriarcal. Y hablamos de igualdad, no de supremacía femenina, pero actualmente el desconocimiento del significado de este término lleva a confusiones bastante graves respecto a un movimiento apoyado tanto por mujeres como por hombres, un movimiento que todos deberíamos apoyar.

La violencia de género es un problema social con consecuencias aterradoras, y la mayor parte de los casos provienen de un machismo derivado de unas costumbres o pensamientos asentados desde hace muchos años sin fundamento alguno. Tenemos que darnos cuenta de que el mundo evoluciona poco a poco y nosotros tenemos que hacerlo con él, tanto económica, como política, como socialmente.

Las reivindicaciones de los colectivos feministas defienden la igualdad de la mujer y el hombre en todos los ámbitos de la sociedad, tanto en el trabajo, como en la familia, como en la evolución de un país a fin de cuentas. Lo que no tenemos que hacer es confundir dicho término con los pequeños grupos que han surgido en los últimos tiempos abogando por una superioridad de la mujer, los que hay que apartar de esta idea al igual que debemos rechazar los machismos y micromachismos latentes de una manera muy activa en nuestra vida diaria.

Parece que le tenemos miedo a una palabra que nada tiene que ver con los tintes radicales de los que se la ha teñido en muchos casos, ya que al fin y al cabo hombres y mujeres no somos más que personas, por lo que derechos y obligaciones deberían ser iguales para ambos sexos.

Superemos el pasado y construyamos una sociedad acorde a nuestro tiempo.

LA VERGÜENZA DEL SER HUMANO

Antecedentes:

15 de marzo de 2016, partido de UEFA Champions League entre el Atlético de Madrid y el PSV Eindoven, Plaza Mayor de Madrid.

En este día, en estas circunstancias, se produjeron unos de los hechos más lamentables y bochornosos que ha vivido la capital española en bastante tiempo. Un grupo de aficionados holandeses, demasiado ebrios aunque esto no justifica sus actos, comenzaron a arrojar monedas al suelo desde la terraza de un bar situado en plena plaza madrileña para que un grupo de inmigrantes que estaban pidiendo en ese lugar las recogiesen y así, este grupo de desalmados, pudieran reírse de su desgracia. Pero no sólo llevaron a cabo esta mofa, sino que alentaban a las mujeres a hacer flexiones y bailar ante ellos para su disfrute y burla mientras seguían tirando monedas y ridiculizándolas por su condición de pobres.

¿A qué extremos ha llegado la raza humana para comportarse de esta manera? No tengo del todo claro si esto constituye algún tipo de delito, pero la vergüenza ajena que producía aquella lamentable escena no tiene nombre.

Por supuesto este grupo de sinvergüenzas no representa a toda la afición del PSV, y mucho menos a todos los holandeses, pero en pleno siglo XXI me sigue costando entender cómo hay gente que puede llegar a burlarse de desgracias ajenas de este tipo, cómo alguien puede llegar a quemas un billete de 5 euros y lanzarlo al suelo para que gente que está pidiendo en la calle se pelee por sus cenizas.

El grupo de mujeres que sufrió estos altercados es de origen rumano, aunque ese dato sea el menos relevante, pero ¿de verdad podemos pensar que existen países, nacionalidades o personas superiores a otras?

Episodios como estos son los que provocan que el odio y la homofobia, en todos sus sentidos, estén en pleno auge en nuestro continente. Cortemos de raíz estos sucesos y miremos más allá de la condición social de cada uno, que hace tiempo que superamos la Edad Media.

Violencia contra los niños y el centro Reina Sofía

Sabemos que la violencia contra los niños es terrible, como también que es un imperativo el saber las maneras en las que podemos ayudar a los niños contra estos hechos. Cada año un millón y medio de niños son abusados y sufren de daños físicos, sexuales, verbales, como también abuso emocional, abandono y muerte, estamos hablando aquí solo de los que fueron reportados. Cada año se hacen millones de reportes, miles de ellos son abusados sexualmente.

Violencia y negligencia contra los chicos pueden reportarse en un promedio de 10 segundos. Ya que la mayoría de estos casos nunca son reportados, y se estima un actual número de víctimas 3 veces más grande. Cada año 1.8 millones de niños son reportados como perdidos, y muchos de ellos son desaparecidos de su propio hogar. En España, los niños están más aptos a morir por violencia o negligencia que por cualquier otro accidente. La violencia de niños permanentemente deshabilita 18000 niños y cada año un excesiva cantidad de serios abusos por año.

niñosTristemente, la violencia y la negligencia contra los niños mata a 3 niños por día en España, la mayoría de los niños que mueren son más jóvenes que 6 años de edad. De estas fatalidades 75% son de menor edad que seis y 44% son menores que un año de edad.

Se han realizado tanto programas como eventos para combatir este hecho tan terrible, se ha divulgado información para así asistir a este problema, como también el centro ha realizado estudios para poder percibir los hechos de una manera más directa y poder dirigirse a ellos con campañas y soporte para los niños que están sufriendo hoy en día de esta clase de abuso.

El centro Reina Sofía en España es el instituto que está encargado de este problema junto con otras problemáticas referidas a la violencia. Busca ayudar a la comunidad de española para así poder cuidar de los derechos que tienen las personas que se encuentran amenazadas por abusos como este y servirles como protección.

Violencia sobre las mujeres y el Centro Reina Sofía

El daño físico, sexual y psicológico sobre las mujeres en proporciones epidémicas alrededor de todo el mundo, ocurre en toda clase social, económica, en cualquier clase de religión, raza y etnicidad. El abuso doméstico como la violación, es un gran daño a los derechos humanos, no solo pone en amenaza la salud de la mujer y su desenvolvimiento social y económico, sino también deforma los esfuerzos de España en reducir la pobreza. La violencia, por lo tanto, puede ser prevenida, aunque no es tarea fácil, el centro de Reina Sofía, contando con la combinación de esfuerzos, inversión de dinero, educación, salud, leyes e infraestructura puede reducir mucho más la violencia y sus consecuencias trágicas. Primero que todo, este comportamiento abusivo hacia las mujeres deben ser vistas como inaceptables. Las comunidades tienen un rol en definir las soluciones para la violencia y proveer soporte a las víctimas, los hombres deben de estar comprometidos como agentes del cambio estando al lado de las mujeres para terminar la violencia.

violencia 2Si el mundo no se dirige hacia esta problemática, no podrá suprimir el enorme potencial de las mujeres y las niñas. Cuando ellas se sienten seguras, cuando están empoderadas, pueden ayudar de manera sumamente grande a la sociedad. Ayudando también al país a crecer económicamente. El centro de Reina Sofía, emplea el multifacético acercamiento de reducir la violencia contra las mujeres. Conducen un acercamiento empírico para entender mejor la incidencia de la violencia, costos asociados con estos y los factores que están ligados a los mismos.

También están construyendo evidencias en intervenciones designadas para prevenir la violencia contra las mujeres, particularmente acercamientos comprensivos que incluyen empoderamiento económico hacia las mujeres, viéndose envueltos tanto niños como hombres mayores, protegiendo a sobrevivientes de esta clase de violencia y rehabilitando a los hombres que son abusivos. El centro de Reina Sofía finalmente, participa en estrategias nacionales y redes globales que trabajan para fortalecer la sociedad para avanzar y evitar esta clase de daños contra las mujeres o cualquier otra persona.